image not available

admin_learnest. 2020-11-03

¿Por qué incluir la Gamificación en los Procesos de Capacitación Corporativa?

La gamificación es una potente herramienta que puede ayudarle a cumplir con las expectativas que su organización tiene respecto a las estrategias de capacitación y desarrollo de su fuerza laboral. En este artículo abordaremos de manera puntual la ciencia que hay detrás de la gamificación y los beneficios de diseñar experiencias de aprendizaje corporativas gamificadas.





Comencemos por comprender ¿qué es la gamificación y para qué se usa?

Gamificar consiste en aplicar las dinámicas, mecánicas y componentes propios de los juegos en actividades no lúdicas (no recreativas, entretenidas o divertidas por sí mismas).



En la actualidad podemos observar como múltiples actividades de nuestro entorno han sido gamificadas, por ejemplo: los programas de recompensas de las tiendas o las tarjetas de crédito que otorgan puntos acumulables y canjeables al realizar compras, la retroalimentación positiva en las redes sociales (como los likes, estrellas o corazones) que se acumulan y proporcionan un estatus a quien los recibe, entre otros.



La finalidad de la gamificación es lograr que las personas lleven a cabo determinados comportamientos o corrijan otros sin tener que obligarles a hacerlo. Específicamente en las experiencias de aprendizaje corporativas, la gamificación se utiliza para potenciar la motivación de los participantes hacia el aprendizaje y reforzar conductas específicas, ya sea para solucionar un problema, mejorar la productividad u ​obtener un objetivo concreto.



En este momento se estará preguntando, pero… ¿cómo es que funciona la gamificación?

Al observar el impacto de la gamificación en la conducta de las personas, muchos pudieran pensar “¿qué magia es esta?”, sin embargo, muy alejada de la magia, la gamificación funciona ya que pone en práctica ciertos principios científicos que producen una aceleración en el cambio de comportamiento, ahorrando en costos de tiempo y recursos.



Por ejemplo, las mecánicas de juego empleadas por la gamificación incentivan la predisposición natural de las personas por competir, alcanzar metas, conseguir estatus o posicionamiento y la sensación de avanzar o progresar.

A su vez, el proceso de alcanzar objetivos para obtener una recompensa activa los centros neuronales del placer, por lo que al jugar producimos dopamina, neurotransmisor responsable de las sensaciones placenteras, y que también interviene en la coordinación de los movimientos musculares, en la toma de decisiones y en la regulación del aprendizaje y la memoria.



Por último, muy probablemente le interese saber ¿qué beneficios tiene la gamificación en la capacitación corporativa?

Las organizaciones que implementan con éxito la gamificación en sus experiencias de aprendizaje crean un entorno atractivo y desafiante para sus colaboradores, basado en la competencia saludable, que genera un alto involucramiento y compromiso, llevando a los colaboradores a dar lo mejor de sí mismos para lograr los objetivos de aprendizaje.



Esto, a su vez, conduce a alcanzar una mayor tasa de retención del conocimiento relevante y una mayor tasa de transferencia de lo aprendido a situaciones reales del entorno laboral, lo cual se evidencia a través de la observación de un mejor desempeño de parte de los colaboradores.





Si desea aprender más sobre este tema, permítanos contarle cómo hemos implementado con éxito la gamificación en el diseño de experiencias de aprendizaje, apoyando a múltiples organizaciones en el desarrollo de las habilidades blandas de sus colaboradores y la alineación de conocimientos técnicos requeridos para un desempeño óptimo en sus funciones.



¿Quieres transformar tus capacitaciones presenciales en cursos e-learnings que sean verdaderamente efectivos? Contáctanos, queremos apoyarte.

"Solamente es posible mejorar lo que se puede medir."

Compartir esta nota en las redes